Educación Primaria

 

promocion primaria natividad niño jpg

 

 

A_qué_se_enfrenta_el_niño_y[1]

La transición del Preescolar al Primer Grado constituye uno de los puntos críticos  de discusiones  psicopedagógicas.

Cuando el niño o niña llega al Preescolar por primera vez se enfrenta a la necesidad de adaptación especialmente desde el punto de vista social afectivo ya que es el momento en el que tiene que lidiar con adultos distintos a los de su hogar además empezar a convivir en esa pequeña sociedad compartida con sus compañeros de aula que le demandan elaborar un conjunto de normas que debe comprender y utilizarlas en sus interacciones cotidianas. En este nivel tantos los espacios de aprendizaje como el abordaje pedagógico tienen como características un clima de libertad, de respeto por el desarrollo evolutivo de cada niño y niña que hacen la estadía de  esta etapa inolvidable en la mayoría de los casos por las gratas experiencias.

El paso al Primer Grado supone ciertos riesgos en cuanto que es más proclive a la frustración ya que se enfrentan a nuevas exigencias de tipo académico pero abordados en ambientes más competitivos, espacios de aprendizajes más rígidos y monótonos, además con una práctica educativa tradicional donde la transmisión de conocimientos preestablecidos conspiran  en contra del desarrollo evolutivo.

Empiezan a emergen situaciones de conflicto emocional en el niño y la niña que los padres sin darse cuenta se los terminan de acentuar luego de la escuela porque se ven arrastrados a competir en el mundo de los padres en el que se niegan las diferencias individuales y convencidos de que la escuela es un espacio para demostrar que  su hijo puede ser mejor que los otros.

Ahora bien, cuando se hacen consideraciones de las situaciones educativas nos encontramos que las evaluaciones apuntan a señalar al niñ@, que según ciertos cánones arbitrarios, pretenden demostrar  deficiencias en sus procesos de aprendizaje dejando de lado las deficiencias didácticas y metodológicas, por ejemplo, muy común  el de las adquisiciones de los aprendizajes de la lengua escrita  (punto álgido en primer grado por las altas  expectativas tanto de los docentes como de los padres no correspondidas con el proceso natural de aprender este aspecto de lenguaje).

En este sentido, desde esta realidad que la gran mayoría hemos vivido de cerca, bien sea por nuestros hijos o por alguien a cercano a nuestro entorno, es urgente configurar un modelo educativo coherente que reconozca  en primer lugar cómo funciona el proceso cognitivo en el ser humano de manera convertir el aula en un espacio para aprender feliz. El tiempo de cada niñ@ y las experiencias de aprendizaje que tienen que vivir no pueden esperar…necesario es dar respuestas inmediatas pues el mundo lo estamos construyendo con ellos y para ellos. ¿Desde cuándo estamos escuchando que el modelo tradicional no nos ha aportado resultados loables pero vemos que sigue imponiéndose porque no habido voluntad para avanzar?

No podemos esperar que cambie el mundo pero qué tal si empezamos a cambiar cada uno de nosotros?

Que enfrenta los niños

 

 

Anuncios